2 de marzo de 2010

Producciones escitas de estudiantes de pregrado tercer semestre

En construcción...

9 comentarios:

Angélica Silva de Limongi (Caracas-Venezuela) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angélica Silva de Limongi (Caracas-Venezuela) dijo...

DIDÁCTICA DE LA LENGUA: CONOCERLA ES NECESARIO
(Comentario logrado al finalizar el curso Didáctica de la Lengua)

Es bien sabido que la didáctica de la lengua concierne a las diversas maneras de enseñar actividades de mucha importancia para el ser humano, como son leer y escribir. Ambas actividades tienen un propósito fundamental, comunicar en una situación distinta al acto natural de la oralidad en las sociedades alfabetizadas.

Aprender esta nueva forma de comunicación le permitirá al niño una mejor inserción y desenvolvimiento en el ámbito escolar. Pero el docente debe estar preparado académicamente para tener claro cuáles podrían ser esas didácticas y estrategias que utilizaría para adentrar al niño en la lectura y escritura desde un ambiente adecuado y teniendo siempre presente que cada educando posee necesidades e intereses diferentes.

Cuando el maestro desconoce de qué manera se produce el aprendizaje de estas actividades (leer y escribir) existe la posibilidad de que el educando fracase en ese proceso o que su aprendizaje sea de forma mecánica y carente de significado.

Por lo anteriormente expuesto, es de suma importancia que el educador esté consciente de lo que hace y de lo que quiere en relación con la didáctica de la lengua materna. Aumentar el potencial cognitivo y la posibilidad de un aprendizaje verdaderamente significativo es hoy un gran desafío, pero también es la única posibilidad de trabajar desde la escuela por una idea de leer y escribir con sentido social y comunicativo.

Finalmente, nuestro reto, entonces, es lograr que los maestros comprendan que la clave para la enseñanza de la lectura y la escritura está en la elaboración de mejores principios y estrategias para una didáctica de la lengua.

Yilmar Tovar

gabykits dijo...

Transcendencia de la actualización docente en relación con la lectura y la escritura en los procesos de enseñanza y aprendizaje

(Comentario logrado al finalizar el curso Didáctica de la Lengua)

En la actualidad, cuando se menciona el término “proceso de enseñanza y aprendizaje” casi inmediatamente se establece una relación con otras nociones teóricas que nutren las más novedosas tendencias educativas en toda Latinoamérica tales como: el constructivismo, el aprendizaje significativo, la transversalidad, entre otras. Así mismo, estos tópicos reflejan la importancia del desempeño del docente en cuanto a la validación de estrategias didácticas en el aula y la enseñanza de la lectura y escritura. Es por ello que estas ideas me conducen a plantearme las siguientes interrogantes: ¿Qué tipo de estrategias didácticas debería yo emplear en aula como futura profesora en Educación Especial y docente en ejercicio? ¿Qué tan importante es la formación permanente del docente en el área de lectura y escritura? ¿El docente actual emplea estrategias didácticas para la enseñanza de la lectura y escritura?

En primer lugar, realizar un estudio a cerca de planteamientos teóricos por parte del docente pudiese contribuir al desarrollo de perspectivas globales sobre la lectura y la escritura íntimamente asociadas con prácticas comunicativas. Sin embargo, los enfoques actuales desarrollados en aula demuestran que la teoría y la práctica nunca llegan a corresponderse para beneficiar al alumno con el proceso de enseñanza y aprendizaje de la lectura y escritura.

En segundo lugar, creo que los docentes deben ser capaces de emplear estrategias didácticas que rompan con los viejos paradigmas de los métodos de enseñanza tradicionales que por tantos años han mantenido a la población estudiantil limitada al empleo de copias, ejercicios caligráficos y dictados. Estrategias como las señaladas, impiden que los alumnos desarrollen sus habilidades en cuanto a dos áreas significativas de la vida en sociedades alfabetizadas: la lectura y la escritura.

Por otra parte, pienso que los docentes deberían asumir que la lectura y la escritura son procesos que permiten desarrollar potencialidades como el análisis, la interpretación, la solución de problemas y la adquisición de conocimientos en general. Así mismo, creo que los docentes deben verse en ese proceso de enseñanza como mediadores y creadores de nuevas estrategias en el aula.

Finalmente, estoy convencida de que en la didáctica está la solución de crear entornos de aprendizajes realmente significativos para los estudiantes. A través de ello, creo que la adquisición de nuevos conocimientos debería estar acorde con la realidad que viven día a día los alumnos sin los acostumbrados “parcelamientos” planteados en los programas de estudio. Es por esto que la actualización docente con relación a la lectura y la escritura en los procesos de enseñanza y aprendizaje, debe trascender mucho más allá de los esquemas habituales entre la relación teoría y práctica. Esto es, en otras palabras contribuir con la formación de estudiantes con pensamiento crítico y reflexivo, para la obtención de aprendizaje significativos.

Marli Machado

Angélica Silva de Limongi (Caracas-Venezuela) dijo...

ENSEÑAR A LEER Y ESCRIBIR: ¿cuál debería ser el momento indicado de su iniciación?

(Comentario logrado al finalizar el curso Didáctica de la Lengua)

Maryuri García
Sección 002

Finalizado el curso de didáctica de la lengua 2009 II, ha surgido en mi una inquietud en relación con múltiples preguntas asociadas a un tema general como la didáctica de la lengua materna y uno en particular como la enseñanza de la lectura y la escritura. En este sentido el interés por discutir ¿cuál es el momento indicado en el cuál el niño debe aprender a leer?, ¿cuál es el fin de esta actividad escolar? y ¿cuáles serían los pasos más indicados a seguir por un docente especialista preocupado en ello? resultan todas temas que quiero abordar en este texto.

En primer lugar, creo que todas estas interrogantes han inquietado a los docentes durante el proceso de la enseñanza de la lengua por mucho tiempo, pues el tema alarma a cualquiera que sólo conozca un método de iniciación. En segundo lugar, si el proceso de lectura y escritura no es estimulado por el docente por medio de diversas lecturas puede ocurrir que el niño no sienta interés por conocer esta nueva forma de comunicación. De igual forma, he llegado a saber cómo algunos maestros incurren en el error pedagógico de afirmar que LO es igual a LE, cuando no tienen presente que estas dos actividades poseen diferencias importantes y llevan un proceso de aprendizaje distinto pero con el mismo fin, que es comunicarse en culturas alfabetizadas. En tercer lugar, algunos materiales utilizados por el educador para la iniciación de la lectura no son del todo adecuados, ya que no se adaptan al contexto del niño. Muchas veces el docente sólo se ocupa de cumplir lo que el currículo exige en cada grado escolar y se olvida de tomar en cuenta los intereses y potencialidades del educando.

Finalmente y por las razones antes mencionadas, nuestros niños no conciben importante leer y escribir en la escuela. La iniciación de la lectura y escritura debería ser un proceso libre en el cual, el alumno llegue a su propio aprendizaje, tomando en cuenta sus conocimientos previos y utilizando estrategias adecuadas. La idea es que el educando sienta deseo por descubrir esas nuevas actividades que se le presenten y resulten interesantes. No olvidemos que la lectura y escritura forman parte de un proceso a lo largo de nuestra vida y la asimilación de estos conocimientos nos lleva a conocer un mundo distinto. A los niños hay que enseñarles ese valor y dejar de ritualizar las actividades de lectura y escritura en la escuela que no nos lleva a nada. El tiempo de la iniciación de la lectura y la escritura como procesos significativos lo marca el niño; no debe imponerlo el maestro.

Angélica Silva de Limongi (Caracas-Venezuela) dijo...

¿Cómo se debe llevar a cabo la lectura y la escritura en el aula?

Comentario logrado al finalizar el curso Didáctica de la lengua)

Yuri Gómez

Lo anterior es una gran pregunta que cuestiona, algunas veces, el trabajo de la mayoría de los docentes en relación con cómo debe llevarse a cabo la lectura y la escritura en el aula.

Como primer aspecto de discusión es importante destacar que la maestra debe saber diferenciar la lengua escrita de la lengua oral, pues ambos son procesos completamente distintos pero complementarios. Si el docente tiene claro las diferencias entre ambos códigos logrará, por un lado, que el discente corrija desaciertos ortográficos durante el aprendizaje inicial de la lectura, y por otro, utilizará métodos que se adapten a las necesidades e intereses de los niños.

Por su parte, está suficientemente documentado que el adulto no debe decidir cuándo enseñar al niño a iniciarse en la lengua escrita, sino que el alumno de forma natural habrá de llegar a la lectura y escritura desde muy temprana edad.

En segundo lugar, sabemos que la lectura y la escritura son factores de la educación formal, e instrumentos de aprendizaje utilizados por el docente de forma permanente. Pero, es necesario que el maestro lea y escriba adecuadamente para así poder conquistar a sus alumnos.

La lengua escrita y la lengua oral deben ser abordadas e incorporadas en todas las actividades de clase por un docente que haya desarrollado las competencias necesarias para practicar en el aula las más variadas estrategias en el salón de clase, por ejemplo: funciones de teatro, cuenta cuentos, dramatizaciones, y lectura en voz alta. Asimismo, el docente debe poseer los conocimientos, necesarios para abordar diferentes enfoques o métodos de lectura para lograr que el educando se interese por sí solo en leer y escribir.

En tercer lugar, es importante destacar que en la actualidad no se trabaja con el propósito de que el discente tome conciencia de que la lectura y la escritura no sólo sirven para informarse, recrearse, imaginar, opinar, dudar y lo mas interesante crecer como persona porque las actividades de lectura y escritura constituyen en nuestra vida diaria prácticas cotidianas.

En cuarto lugar, el docente a través de este proceso de lectura y escritura debe brindar a sus alumnos materiales significativos y la oportunidad al niño para que interactúe con materiales de lectura o escritura que le motiven a desarrollar nuevas estrategias para comprender los textos, tales como: elaboración de cartas, cuentos y periódicos.

Finalmente, creo que es una realidad el surgimiento de nuevas herramientas pedagógicas en cuanto a la lectura y la escritura. El uso de Internet ha generado un gran impacto sobre estos dos procesos, pues hoy en día son a través del Chat, redes sociales como facebook, blogs, correo electrónico y mensajes de texto en la telefonía celular que nuestros niños tienen a su alcance actividades de comunicación real más divertidas que las que hacemos en la escuela. El maestro de hoy debe apoyarse en esos nuevos modos de leer y escribir si quiere cambiar los conceptos que tiene los niños sobre la lectura, abordándola a partir de los conocimientos previos que estos poseen sobre diversos temas. En cuanto a la escritura el docente debe tomar una postura ejemplar, normativa y enriquecedora para que los niños imiten. Por esta razón, el docente debe comenzar a complementarse con las nuevas estrategias de escritura y lectura para realizar un juicio crítico y estético de ambas actividades.

Angélica Silva de Limongi (Caracas-Venezuela) dijo...

¿Qué nos enseña realmente el libro de iniciación de lectura?

Comentario logrado al finalizar el curso Didáctica de la Lengua)

Gabriela Luna
Sección: 002


Dentro de todos los elementos implicados en el proceso de iniciación de la lectura pareciera que el más importante e indispensable, por demás, es el recurso o material impreso utilizado en las estrategias de enseñanza. Es decir, hablamos del libro de iniciación de la lectura. La afirmación anterior es obvia, por cuanto el mundo de las letras se muestra al niño ante recursos impresos. Pero las dificultades o no durante el aprendizaje inicial de la lectura no sólo radican en los libros o en los textos utilizados sino en las características de estos a la hora de compartir tal actividad con los niños.

Partiendo de la anterior reflexión, se tiene que desde muchos años la estrategia empleada por los docentes para el aprendizaje de la lectura fue a través de silabarios con contenido en palabras y frases sin sentido. Tal vez la estrategia no sea tan mala puesto que muchas generaciones aprendieron a leer con este método, pero lo realmente preocupante es el mensaje que estos escritos transmiten; así pues, cabe hacerse el siguiente cuestionamiento ¿realmente estos libros transmiten algo a nuestros niños de hoy en día, que sin importar la edad o la etapa del desarrollo en la que se encuentren ya están empapados de tecnología, noticias y culturas que los hacen desarrollarse cada vez mas rápido en la sociedad? La primera respuesta es un rotundo no. Veamos otros argumentos al respecto.

En primer lugar, las recomendaciones para los docentes que se encargan del aprendizaje de la lectura es, cambiar por completo los silabarios por libros de textos escritos con significación cultural, social y sobre todo realista. En segundo lugar, pienso que debe enseñarse e informarse a los niños sobre la realidad que ellos viven a diario. Asimismo, se debe enamorar al alumno con respecto a la lectura y hacerla ver como un placer con las múltiples funciones que ella tiene: de información, recreación, imaginación, entre otras, y no como un castigo.

Por último, nuestra cultura escolar debe adaptarse al mundo de hoy, sin dejar de lado que somos un país mestizo que maneja diversas ideologías, principios, y costumbres. Somos una sociedad compleja donde el libro de iniciación a la lectura no ayuda a los nuevos lectores a enriquecer ninguna clase de conocimiento.

Angélica Silva de Limongi (Caracas-Venezuela) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angélica Silva de Limongi (Caracas-Venezuela) dijo...

La lectura y la escritura como aprendizajes significativos ¿Cómo influye el método escogido por el docente en la iniciación escolar temprana de la lectura y la escritura?

(Comentario logrado al finalizar el curso Didáctica de la Lengua)

Todos los seres humanos requieren de lectura y escritura ya que dichas actividades enriquecen los conocimientos y permiten explorar otro mundo con perspectivas diferentes. En este sentido, los docentes somos mediadores en los aprendizajes de los alumnos, porque somos responsables de sumergirlos, durante el proceso enseñanza-aprendizaje, en un cúmulo de conocimientos en los que deben leer y escribir.

En este sentido, entre las herramientas que durante mucho tiempo han sido utilizadas para este fin, se encuentran los clásicos libros ilustrados de iniciación de lectura empleados durante la temprana escolaridad. Estos obligan al niño a tener que aprenderse vocales y consonantes de forma mecánica, es decir: (a, e, i, o, u) (m, p, l) para así poder descifrar sílabas, palabras, frases y oraciones desconocidas y muchas veces carentes de sentido comunicativo. Ahora bien, si el niño en la lección “P” se encuentra con una palabra escrita con “M” y no la recuerda es probable que la docente insista en devolver al niño a las lecciones anteriores para reforzar los conocimientos adquiridos de dicha lección. Es por este motivo que encontramos en el aula a algunos alumnos que no les gusta leer, ya que para ellos es fastidioso y poco atractivo un método aplicado de esa manera.

Por último, como futuro profesional de la enseñanza expreso que la solución a los problemas de aprendizaje en cuanto a la lectura y la escritura está en el docente, pues éste tiene en sus manos la escogencia del método para la enseñanza de la lectura y la escritura simultáneamente. Así mismo, los docentes deben de buscar estrategias para cambiar esa idea de fastidio que mantienen los niños sobre ambas actividades en las primeras etapas de la escolaridad. Esto dependerá, en gran parte, que los futuros lectores y escritores (los niños) alcancen conocimientos y los maestros durante su carrera puedan variar los métodos de enseñanza.

Elaborado por: Jessika Chaparro
Didáctica de la lengua
Sección: 003

Angélica Silva de Limongi (Caracas-Venezuela) dijo...

La importancia de las Herramientas Didácticas en el aula

(Comentario logrado al finalizar el Curso Didáctica de la lengua)

Por María Martínez

Es bien sabido que la didáctica pedagógica es de carácter práctico y normativo. El objetivo específico de la didáctica es la técnica de la enseñanza, esto es, incentivar y orientar eficazmente a los alumnos en su aprendizaje. Ahora bien, si realizamos el ejercicio de unir la didáctica como el cuerpo teórico con la estrategia (la práctica hecha acción en el aula) podemos decir que se está hablando de herramientas didácticas.

Pero ¿qué constituyen las herramientas didácticas para los docentes?, ¿de qué manera nos ayudan en el aula? y ¿cuáles serían los beneficios del uso de ellas dentro del aula de clases?

Ante las interrogantes expuestas diremos que, en primer lugar, las herramientas didácticas son estrategias que emplean los docentes para la enseñanza de cualquier contenido. Es decir, ellas son auxiliares del docente; sobre la base de esto vamos a hablar de las estrategias en relación con la enseñanza de la lectura y la escritura.

Las herramientas didácticas aportan al docente una gran ayuda porque estas pueden ser usadas en cualquier momento, claro está adecuando las necesidades del grupo con el que se trabaja. Por ejemplo, si se tiene un grupo de alumnos muy conversadores la docente debe aplicar estrategias en las cuales ellos se vean involucrados totalmente. En tal sentido, considero que las estrategias aplicadas por el docente podrían involucrar actividades tales como: exposiciones orales, representaciones teatrales, cuentos, dinámicas, entre otros.

De esta manera creo que el docente podrá tener la atención de sus alumnos en su totalidad, porque actividades como las referidas permiten cumplir con las necesidades de comunicación del grupo. Estas estrategias proporcionan a los niños distintas formas de aprender, al mismo tiempo que el docente a través de ellas estaría realizando actividades que saldrían de las rutinarias actividades de la toma de lectura.

¿Pero por qué es importante considerar la elaboración de estrategias didácticas para contribuir con la enseñanza de la lectura y escritura? La importancia de éstas radica en que nos permite abordar de una manera diferente, creativa e innovadora todo proceso de aprendizaje, inclusive la lectura y la escritura. Luego de culminar el Curso Didáctica de la lengua pienso que el método acostumbrado en las aulas se aleja un poco de lo que se busca con el niño en cuanto a la lectura. Debemos enfocar la iniciación de la lectura desde otro plano menos rutinario y mecánico y que resulte más atractivo para los niños.

Por otro lado, los docentes que creen en la importancia de las estrategias didácticas tendrán una nueva herramienta para la enseñanza de sus alumnos y podrán considerar que con las tecnologías, por ejemplo, hay nuevas formas de acercar a los niños a las actividades de la lectura y escritura por medio de juegos de computadoras, Internet, entre otras. Debemos aprovechar estas nuevas tendencias para la enseñanza de los alumnos, ya que tendríamos niños más interesados en su aprendizaje y docentes más comprometidos con su vocación.